NO TE OLVIDES DE LO MÁS IMPORTANTE: OLE, OLE Y OLE

Si estás leyendo este artículo seguramente es porque eres un emprendedor, un empresario o simplemente una persona que desea ampliar sus conocimientos sobre empresa, marketing, desarrollo personal…

También es probable que quieras aplicar todo esto que aprendas para crear tu negocio, expandir tu empresa o mejorar tu vida laboral, pero…

¿Qué pasa si te digo que quizá te estás olvidando de lo más importante?

Ya te avanzo que el artículo de hoy va a ser un tanto distinto a los demás, aunque seguramente uno de los más esenciales para que consigas aquello que quieres.

Para empezar, podemos hacer un pequeño ejercicio. A continuación te dejo una cita que a primera vista parece un juego de palabras, pero te digo que no lo es:

  • Léela dos o tres veces
  • Piénsala durante 60 segundos
  • Vuélvela a leer

Lo más importante en la vida tiene que ser que lo más importante sea lo más importante"

Hoy en día vamos a toda prisa por la vida, vamos acelerados, en piloto automático, y es difícil que una idea nueva pase por nuestra mente más de 20 segundos seguidos. Consumimos ideas tan rápido como pasamos historias en Instagram, así que te invito a que si realmente no has entendido el significado de esa cita, repitas el ejercicio.

Es posible que esta frase ya la hayas escuchado antes; es del mismo tipo que hace la metáfora de las personas como bombillas, algunas van a miles de vatios y otras van fundidas por la vida.

¿Te suena?

Es de eso mismo que en una TEDtalk se puso a hablar de una fórmula extraña y aun así se convirtió en una de las charlas que más se ha viralizado en los países de habla hispana. La fórmula que no nos habla de las leyes del universo, ni de teoremas matemáticos, sino decuánto vale una persona.

¿Ahora sí?

Te estoy hablando de Victor Küppers el autor, profesor y conferenciante de psicología positiva que nos deleitó con su charla TED en Andorra sobre la importancia de la Actitud.

Esta fórmula que nos habla del valor de una persona (V) es:

Dónde:

  • C = Conocimiento
  • H = Habilidades
  • A = Actitud

Küppers destaca la importancia de las operaciones matemáticas que hay en ella y del lugar donde se encuentran cada uno de los componentes.

Si nos fijamos bien, en esta fórmula la C (Conocimiento) y la H (Habilidades) suman, pero la A (actitud) multiplica.

¿Qué quiero decir con esto?

¡La diferencia se encuentra en la Actitud!

La C y la H son muy importantes, pero no vamos a elegir a una persona por eso. No escogemos a las personas que queremos cerca por su currículum, sino por su manera de ser, su actitud.

Hay muchísimas personas que son serias, correctas y profesionales, pero después hay algunas que, como dice Víctor, desprenden una sensación de… “ole, ole y ole”.

Defiende que cuando uno está desanimado pierde su manera de ser, y eso no implica ni C ni H, tan solo A. Nos habla de una crisis de estado de ánimo, la gente se desanima cono todo lo que se ve en la tele, lo que dice el periódico, problemas personales,…

Estamos en un entorno en el que prima la rapidez, en la que vamos corriendo a todos lados, como pollos sin cabeza. ¿Te suena la sensación de hacer nada a toda pastilla? Hay que:

REVINDICAR LA PAUSA

La vida tiene momentos fantásticos, pero también tiene momentos duros, te da golpes que te hacen parar y abrir los ojos y ver lo que realmente es importante y lo que no lo es.

Es necesario, parar, observar y rectificar.

Como te decía al inicio:

“Lo más importante en la vida tiene que ser que lo más importante sea lo más importante”

Cuando lo más importante está en su sitio vas “chutao”, eres esa bombilla a 30.000 vatios. Tal y como él dice, muchas de las cosas que nos hacen ir así son gratis. ¡GRATIS!

  • “Un achuchón al enano que tienes al lado”
  • “Subir una montaña”
  • “Ponerse ilusiones”
  • “Los 20 minutos del desayuno”
  • “Una cervecita”

Parafraseándolo un poco, muchos de los problemas en la vida no son realmente problemas, sino “circunstancias a resolver”, por lo que no hay derecho a perder la alegría.

En la vida, nos guste o no, las cosas son como son. Nosotros no tenemos la baraja entera para escoger las cartas, nunca, nunca, nunca, las podremos cambiar o devolver; pero de ahí la diferencia entre los grandes y los mediocres: siempre podremos jugarlas.

Concluyamos el post tal y como Küppers concluye su charla: haciendo un guiño a Viktor Frankl.

Y es que la última libertad que nosotros tenemos, eso que siempre, siempre podemos elegir, es nuestra actitud.

Obviamente que las circunstancias influyen y el entorno condiciona, pero siempre hay ese pequeño espacio en el que elegimos nuestra actitud.

Eso nos diferencia.

A todos nos gusta trabajar con personas alegres:

¿Quién va a querer trabajar con nosotros si estamos siempre tristes?

¿Cómo vamos a ser buenos líderes si siempre estamos estresados y nunca escuchamos a nadie?

¿Cómo vamos a crear una buena propuesta de valor si estamos ensimismados en nuestros propios problemas?

Y es que el único objetivo de nuestra vida es “acumular momentos fantásticos. Que si alguien ve nuestro recorrido, que eso sea una obra de arte y te reciban con un pasillo diciendo: OLE, OLE y OLE”.


Aprende a Leer de forma inteligente en el curso Lector Inteligente

Accede al resumen del libro "Marketing Disruptivo" escrito por Geoffrey Colon Aquí

Resumen de la charla TedTalk escrito por Clara Palma Floriach